Blog

Cuando llega el invierno y el frío nada apetece más que una ducha de agua caliente. Y eso no sería posible sin un calentador de gas. Al abrir un grifo, el gas enciende la llama y el agua fría entra en el calentador. Ya caliente, se distribuye por la red de fontanería de la vivienda. Pero, ¿qué pasa si el calentador se estropea? Te contamos cuáles son las averías más comunes.